Fondo Verde: un Robin Hood de México para el mundo

  • ¿Dinero por cuidar el ambiente?

  • Es un programa para financiar la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero a través de un fondo internacional al que todos aportarían
  • Los países desarrollados apoyarían con recursos tecnológicos y económicos a los países en desarrollo
  • La propuesta fue una de las razones por las que Calderón fue reconocido como un líder ambiental en Copenhague

EL OBJETIVO DEL FONDO VERDE es solicitar (no robar) dinero a los ricos para dárselo a los pobres –y a los no tanto—y es la gran carta de México en la renegociación del Protocolo de Kyoto en la Cumbre de Cambio Climático en Copenhague. ¿El reto? Convencer a los países desarrollados de contribuir. ¿Cómo? Es lo que México deberá pensar en esta reunión.

Los acuerdos se ven lejanos. Hay desesperanza. Golpes a los activistas. Los países no dejan ver nada bueno. Y aún así, el Fondo Verde ha sido especialmente aceptado, pero con sus reservas.  Durante la reunión de la Cumbre Iberoamericana en Estoril, Portugal, el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que apoyaría la propuesta mexicana pero aclaró que las cifras presentadas por México “todavía necesitan negociarse”. ¿Y por qué es importante este apoyo? Por su fuerza estratégica, España tendrá la presidencia de la Unión Europea el próximo periodo y México será sede de la XVI Cumbre de Cambio Climático.

Si los países desarrollados pagaran 10 euros por tonelada de CO2 que redujeran los países en desarrollo, en 10 años, el fondo podría alcanzar los 150 mil millones de euros., según Calderón Sin embargo ante esta exagerada cifra, Yvo de Boer, secretario Ejecutivo de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, ya había anunciado una reducción a 10 mil millones de dólares a corto plazo porque es “más realista”. Y justo es esta situación (la económica) la que ha generado discordia al hablarse del futuro del Protocolo de Kyoto.

Nadie quiere perder. Los países desarrollados se mantienen alejados y poco participativos en la profundización de lo que sería el Fondo Verde. Aún cuando muchos países han expresado su apoyo como España, Francia, Grecia, Noruega y los países iberoamericanos, bloques como el G-5 y otros países se mantienen distantes. ¿Por qué? Porque evitar el cambio climático, cuesta. Y el costo es económico.

China y Estados Unidos, los países responsables de casi el 40% de las emisiones de carbono a nivel mundial,  han despertado un poco las esperanzas en lo que será la negociación a raíz de sus últimas declaraciones. Ambas naciones anunciaron estar dispuestas a disminuir sus emisiones, pero bajo sus propios parámetros. China anuncia una reducción con medidas distintas a los estándares utilizados por todas las demás naciones y basándose en las emisiones de 2005. Estados Unidos, pretende que la reducción de sus emisiones sea a partir de medidas internas y no condicionado por un programa vinculante. Frente a este escenario, el titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, aseguró que en Copenhague México atenderá la reunión con miras a no sólo mostrar una postura que nos acerque a compromisos más serios, sino a crear acuerdos que no queden a nivel político, pues esto, en este momento, no ayuda mucho”.

¿Cuál es la prisa del secretario de medio ambiente? Los efectos del cambio climático en la economía nacional, la cercanía de la siguiente Cumbre de Cambio Climático a celebrarse en México y una no aceptada rivalidad con Brasil.

Cuando los efectos del cambio climático se traducen en términos económicos las pérdidas son cuantiosas. México tendría que utilizar entre el 3.5% y 4.3% del PIB nacional en reparar los daños, según se discutió en el Foro Dialogando hacia Copenhague: la posición de México frente al cambio climático en la Cámara de Diputados el lunes 30 de noviembre. Las estimaciones mundiales tampoco difieren de esta realidad, pues “reparar el daño” podría reducir hasta una quinta parte el desarrollo económico (pérdidas entre el 5% y el 20% del PIB mundial) mientras que enfrentarlo sólo requeriría del 1%, según el economista y expresidente del Banco Mundial, Nicholas Stern.

Por otro lado está la desesperanza en la reunión de Copenhague, misma que el presidente teme sea “un fracaso” pero que permite tener en la mira al 2010, pues dicha cumbre será en México. Esta condición destapa la oportunidad de México para colocarse como un líder regional, confirmar su papel como “puente entre norte y sur” y hacer del Fondo Verde una medida completamente viable para combatir el cambio climático proponiendo una economía sostenible. ¿Los principales opositores? Los mismos países.

No sólo son China y Estados Unidos los que ven con recelo al Fondo Verde. ¿Por qué China tendría que frenar su crecimiento económico? ¿Por qué EU tendría que dar dinero a programas como estos si nunca lo ha hecho en las Naciones Unidas? ¿De qué manera la Unión Europea garantizaría una correcta administración del dinero que no cayera en gobiernos corruptos, problema generalizado en países en desarrollo? ¿Por qué los países árabes tendrían que aprobar el apoyo al desarrollo de energías renovables al saber que su mercado de petróleo se vería reducido? ¿Por qué Brasil, Tailandia y otros países tendrían que proteger sus bosques si el espacio es necesario para desarrollarse? La premisa de México es que combatir el cambio climático es un asunto económico y de seguridad internacional y el costo posterior sería altísimo.

Agregado a todos los puntos en contra del Fondo Verde, está la rivalidad –no declarada—con Brasil. De no llegar a un acuerdo en Copenhague y tampoco hacerlo en México 2010, Brasil encontrará factores a su favor como la recuperación de la economía y la asignación por inercia como líder regional de América Latina. En caso de ser aceptado el Fondo Verde, la Semarnat asegura que “el posicionamiento de esta propuesta refuerza la postura de México como líder en este combate entre los países del No Anexo 1 del Protocolo de Kioto”, en el que se encuentran las economías emergentes que no son obligadas a cubrir una cuota de reducción de emisiones. Sin embargo, la falta de acuerdos a partir de Copenhague y hasta la Cumbre de México incrementará la presión para que en 2012 ésta obligue a tomar resoluciones en la Cumbre en Brasil, colocándolo, por inercia, como líder en América Latina.

México propuso una alternativa económica que colaboraría a “promover una transición a un desarrollo sustentable y humano de nuestras sociedades”, según declaró Elvira Quesada. Sin embargo, el principal reto de México es justificar la solicitud de dinero a los ‘países ricos’ para otorgárselo a los ‘pobres’. Aún cuando el Fondo Verde estipula que “quien contamina paga” y por ello todos cooperarían en el fondo (según sus capacidades) lo harían más los países desarrollados. Los países en desarrollo serían directamente beneficiados. ¿Cuál sería la garantía tangible de un país desarrollado? Cada país tiene sus “condiciones específica e individuales”, ¿hasta dónde podrá colocar México al Fondo Verde? Si no lo aceptan, ¿existirá un Plan B? ¿alguna política interna que no dependa de una inversión foránea? Y en caso de vislumbrarse la aceptación del Fondo Verde, ¿México podrá luchar por ese fondo y ser el Robin Hood del mundo?

Cobertura en español de la Cumbre en El Pais

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

El objetivo del Fondo Verde es solicitar (no robar) dinero a los ricos para dárselo a los pobres –y a los no tanto—y es la gran carta de México en la renegociación del Protocolo de Kyoto en la Cumbre de Cambio Climático a celebrarse en Copenhague a partir del 7 de diciembre. ¿El reto? Convencer a los países desarrollados de contribuir.

Aún con la desesperanza que persiste para llegar a un acuerdo en Copenhague, el Fondo Verde ha sido especialmente aceptado, pero con sus reservas. Durante la reunión de la Cumbre Iberoamericana el pasado lunes en Estoril, Portugal, el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que apoyaría la propuesta mexicana pero aclaró que las cifras presentadas por México “todavía necesitan negociarse”. ¿Y por qué es importante este apoyo? Por su fuerza estratégica, España tendrá la presidencia de la Unión Europea el próximo periodo.

El presidente Felipe Calderón afirmó que si los países desarrollados pagaran 10 euros por tonelada de CO2 que redujeran los países en desarrollo, en 10 años, el fondo podría alcanzar los 150 mil millones de euros. Sin embargo ante esta exagerada cifra, Yvo de Boer, secretario Ejecutivo de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, ya había anunciado una reducción a 10 mil millones de dólares a corto plazo porque es “más realista”. Y justo es esta situación la que ha generado discordia al hablarse del futuro del Protocolo de Kyoto.

Los países desarrollados se mantienen alejados y poco participativos en la profundización de lo que sería el Fondo Verde. Aún cuando muchos países han expresado su apoyo como España, Francia, Grecia, Noruega, los países iberoamericanos, bloques como el G-5 muchos se mantienen distantes. La realidad es que nadie quiere perder.

China y Estados Unidos, los países responsables de casi el 40% de las emisiones de carbono a nivel mundial,  han despertado un poco las esperanzas en lo que será la negociación a raíz de sus últimas declaraciones. Ambas naciones anunciaron estar dispuestas a disminuir sus emisiones, pero bajo sus propios parámetros. China anuncia una reducción con medidas distintas a los estándares utilizados por todas las demás naciones y basándose en las emisiones de 2005. Estados Unidos, pretende que la reducción de sus emisiones sea a partir de medidas internas y no condicionado por un programa vinculante. Frente a este escenario, el titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, aseguró que en Copenhague México atenderá la reunión con miras a no sólo mostrar una postura que nos acerque a compromisos más serios, sino a crear acuerdos que no queden a nivel político, pues esto, en este momento, no ayuda mucho”.

¿Cuál es la prisa del secretario de medio ambiente? Los efectos del cambio climático en la economía nacional, la cercanía de la siguiente Cumbre de Cambio Climático a celebrarse en México y una no aceptada rivalidad con Brasil.

Cuando los efectos del cambio climático se traducen en términos económicos las pérdidas son cuantiosas. México tendría que utilizar entre el 3.5% y 4.3% del PIB nacional en reparar los daños, según se discutió en el Foro Dialogando hacia Copenhague: la posición de México frente al cambio climático en la Cámara de Diputados el lunes 30 de noviembre. Las estimaciones mundiales tampoco difieren de esta realidad, pues “reparar el daño” podría reducir hasta una quinta parte el desarrollo económico (pérdidas entre el 5% y el 20% del PIB mundial) mientras que enfrentarlo sólo requeriría del 1%, según el economista y expresidente del Banco Mundial, Nicholas Stern.

Por otro lado está la desesperanza en la reunión de Copenhague, misma que el presidente teme sea “un fracaso” pero que permite tener en la mira al 2010, pues dicha cumbre será en México. Esta condición destapa la oportunidad de México para colocarse como un líder regional, confirmar su papel como “puente entre norte y sur” y hacer del Fondo Verde una medida completamente viable para combatir el cambio climático proponiendo una economía sostenible. ¿Los principales opositores? Los mismos países.

No sólo son China y Estados Unidos los que ven con recelo al Fondo Verde. ¿Por qué China tendría que frenar su crecimiento económico? ¿Por qué EU tendría que dar dinero a programas como estos si nunca lo ha hecho en las Naciones Unidas? ¿De qué manera la Unión Europea garantizaría una correcta administración del dinero que no cayera en gobiernos corruptos, problema generalizado en países en desarrollo? ¿Por qué los países árabes tendrían que aprobar el apoyo al desarrollo de energías renovables al saber que su mercado de petróleo se vería reducido? ¿Por qué Brasil, Tailandia y otros países tendrían que proteger sus bosques si el espacio es necesario para desarrollarse? La premisa de México es que combatir el cambio climático es un asunto económico y de seguridad internacional y el costo posterior sería altísimo.

Agregado a todos los puntos en contra del Fondo Verde, está la rivalidad –no declarada—con Brasil. De no llegar a un acuerdo en Copenhague y tampoco hacerlo en México 2010, Brasil encontrará factores a su favor como la recuperación de la economía y la asignación por inercia como líder regional de América Latina. En caso de ser aceptado el Fondo Verde, la Semarnat asegura que “el posicionamiento de esta propuesta refuerza la postura de México como líder en este combate entre los países del No Anexo 1 del Protocolo de Kioto”, en el que se encuentran las economías emergentes que no son obligadas a cubrir una cuota de reducción de emisiones. Sin embargo, la falta de acuerdos a partir de Copenhague y hasta la Cumbre de México incrementará la presión para que en 2012 ésta obligue a tomar resoluciones en la Cumbre en Brasil, colocándolo, por inercia, como líder en América Latina.

México propuso una alternativa económica que colaboraría a “promover una transición a un desarrollo sustentable y humano de nuestras sociedades”, según declaró Juan Rafael Elvira Quesada, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Sin embargo, el principal reto de México es justificar la solicitud de dinero a los ‘países ricos’ para otorgárselo a los ‘pobres’. Aún cuando el Fondo Verde estipula que “quien contamina paga” y por ello todos cooperarían en el fondo (según sus capacidades) lo harían más los países desarrollados. Los países en desarrollo serían directamente beneficiados. ¿Cuál sería la garantía tangible de un país desarrollado? Cada país tiene sus “condiciones específica e individuales”, ¿hasta dónde podrá colocar México al Fondo Verde? Si no lo aceptan, ¿existirá un Plan B? ¿alguna política interna que no dependa de una inversión foránea?

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: