Hace cien días fuiste secuestrado

HACE CIEN DÍAS sonó el teléfono y todos sentimos miedo. Ella lloraba y nadie supo qué hacer. Todos nuestros planes quedaron paralizados. Te vimos un jueves y platicamos sobre qué hacer para contaminar menos. Lo supimos un domingo y pensamos qué hacer para tenerte de vuelta con nosotros.

Ella está delgada, con ojeras y sin mirarse al espejo; no come y toma medicamentos para la ansiedad. Tu hija te espera todos los días, está segura de que sigues vivo. La verdad es que cada día lo dudamos más. Sólo queremos encontrarte, como sea, para no dejarte a la deriva del olvido.

La falta de llamadas y lo que se sabe sólo nos hacen pensar que tus ojos, tus bromas y tu verdadero compromiso con la comunidad no volverá a pararse en la puerta de la casa, ni de la tuya…

Las cosas han cambiado desde la mañana en la que fuiste secuestrado. Cada secuestro es personal. Queremos escuchar-leer-saber que de tu nombre sigue un “rescatado” y no “encontrado”.

Cien días después, te seguimos esperando.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: