La envidia o #YoSoy132 vista desde lejos en la misma generación

Marcha antipeña

Foto: Laura Yaniz

HAY UN GRUPO de jóvenes que le está escribiendo un capítulo más a la historia de México, y un apartado enorme y digno de estudio a las elecciones presidenciales de 2012. Son los 132…. que son un chiiiingo…

Y sí, ese grupo me da una especie de nostalgia y envidia de la grande.

Su aparición fue una escalada de “lo conozco”, “estudié con él”, “iba en la escuela”, “es amigo de una amiga”, “fue novia de un amigo”, “creo que lo he visto”, “se parece a un tipo que estaba en una fiesta”… etcétera.

Con todas esas señales, no tardé en caer en la cuenta: ¡Es mi generación la que está marchando, la que se hizo TT, y la que incomoda a los candidatos presidenciales! Y así como les pregunté a mis padres qué hacían en el 68, mis hijos me preguntarán qué hacía en el 2012. Justo ahí es donde se quiebra la historia.

¡ZAAAAZ! Tendré que contarles que no, no fui amenazada, no grité en Las Islas de CU, no me asoleé insoportablemente en el Ángel (aunque tomé fotos), no me declaré anti ni pro nada, y no, tampoco moderé un debate. Quizás, en eso último termine diciendo “pero un amigo sí”.

Éste puede que sea mi primer golpe emopsicoprofesional, porque aún no sé cómo sentirme. Pues no he estado ahí, no me he hecho amiga de nadie más, pero los sigo de lejos, como espectadora, como lo que escogí ser, ¿no? Soy periodista y de eso se trata, ¿no?

Estoy casadísima con la objetividad. Sospecho de aquel periodista que abiertamente se declara a favor de un algo, ferviente creyente de otro y se ciegue ante su negatividad contra algo. Entonces, más allá de todo contrato firmado, y de códigos de conducta de la empresa, simplemente no he opinado. Y, personalmente soy muy apartidista, masomenos como lo ateísta que soy. Pero, confieso, me provoca una emoción arrasante,  que me colma toda cuando veo a tantos de mi generación con ese nivel de convocatoria.

Mi pensamiento es claro: “Quiero estar ahí”. Y hubiera estado si hubiese sucedido hace dos años o que no hubiera adelantado años en la escuela. Pero, otro pensamiento me detiene y me dice: “Deja de soñar, estás ahí”.

Cierto. Como tomando mi papel en el mundo de los grandes eso es lo que está sucediendo. Los futuros más próximos somos nosotros (ya estamos a nada), yo como periodista y ellos como líderes –con seguidores y opositores incluidos. Desde que nació le he dado seguimiento, en redes y publicando notas para explicar qué sucede, conociéndolos a todos aunque no me conozcan a mí.

Probablemente un día alguien de ahí salte a ligas mayores y yo sólo diga como contexto: “lo conozco, de joven estuvo en el 132”.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: