Los gatos de Cuba no tienen miedo

EN CUBA LOS GATOS NO SIENTEN MIEDO. Tampoco los perros, ni las aves. Mucho menos se tienen miedo entre ellos. Los animales –que no son muchos—no le tienen miedo a nadie.

Tardas en notarlo, puede que dejes la isla y nunca lo notes. Si eres del tipo de personas que siempre anda con la cara en alto, erguido y viendo el horizonte seguro nunca lo notarás. Los animales andan en el suelo, allá en la sombra de nuestras rodillas. Vale la pena agacharse, encorvarse y bajar la mirada para verlos de frente.

Caminábamos de noche, cerca del callejón de Amargura. El andador estaba mudo. No era muy tarde pero la música ya había terminado. La luz de las lámparas pintaba el andador con un tono verde amarillento un tanto lúgubre. En las sombras se distinguían dos gatitos: uno blanco y el otro negro.

Uno jugaba con un insecto y el otro se nos acercó sin que lo llamáramos. Di una pisada fuerte en el suelo y los gatitos corrieron… hacia nosotras. Con esa extraña reacción nos dimos cuenta que ningún animal que habíamos visto había huido. Sí, son pocos animales los que se pueden encontrar, pero esos pocos son respetados. No es que los gatos cubanos sean más valientes, sólo no hay quien les haga daño.

Karina y Leo, un par de cubanos que se hicieron nuestros amigos, estaban sorprendidos cuando les dijimos que en México todos los animales huyen de uno, especialmente los callejeros. Los gatos tienen desconfianza y los perros son temerosos de cualquier movimiento brusco que hagamos.

“Aquí no, si vemos que los niños están molestando a un animal los regañamos”. Karina y Leo no se explicaban por qué había quienes maltrataban a los animales por gusto. Entienden que se matan para comer, pero antes no deben sufrir.
No pude evitar citar a Mahatma Gandhi que dice, parafraseando, que una civilización puede juzgarse por cómo tratan a sus animales. Ellos estuvieron de acuerdo.

Para Karina y Leo, era muy raro ver a alguien maltratando a un animal en las calles de La Habana y era aún más raro que nadie interviniera para defenderlo. “Normalmente son niños”.

Esa tarde nos hicieron reflexionar sobre la inseguridad en México, que quizás sería buena idea empezar a combatirla dando un espacio a los animales. Nos dejaron bien claro que un asesinato es imperdonable y que golpear y violar a una mujer, no era una ofensa individual sino social y muy castigada. Es más, el asesinato de un violador -aunque debía ser castigado- era tolerable.

Nos hablaron de un linchamiento a un violador. Entre vecinos, el hombre fue severamente agredido. No entendí nunca si el delincuente había muerto, pero los vecinos no le perdonaron la violación de una niña.

El ambiente se tensó demasiado. Nosotras hablábamos sobre las balaceras, los asaltos, la delincuencia. Ellos sólo podían hablar de robos muy discretos, nada de violencia. La absoluta seguridad de las calles habaneras que dejan vagar a los gatos sin miedo. Entonces el gato de su vecina se subió al sillón, pidió comida y se acurrucó, contagiando la confianza única con la que se puede caminar en La Habana, la Vieja.

A lo largo del viaje sólo nos quedó confirmar nuestra hipótesis. Había perros en el hotel que esperaban tranquilos en las salidas de los restaurantes y corrían en las playas caribeñas. Las lagartijas costeñas (conocidas como “perritos de mar”) se escondían un poco más, pero descaradamente tomaban el sol con el resto. Ah, claro, los mosquitos también andan campantes por toda Cuba…

Anuncios
  1. Es cierto, el hecho de inculcar el no maltratar a los animales desde pequeños, hace que no huyan de uno. En Suecia es muy raro ver animales domésticos en la calle, por lo general son solo silvestres. Aún así, fuera de las liebres y las ardillas que parecen tener desconfianza por naturaleza, las palomas y los patos no le tienen miedo a uno.

    Los patos incluso se pasean enfrente de uno como diciendo, “mírame, aquí estoy, ¿no tendrás galletas?”
    “Que me des galletas, te digo”
    “¡GALLETAS!”
    “Bueno entonces no y ya”
    (entonces se van con gesto de ofendidos)

  2. Hermoso relato!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: