Pero también se hizo de algunas actitudes “indeseables”… como gruñir -y ladrar violentamente- a quien quisiera quitarle su comida (o la comida de otros que podría llegar a ser suya), o lo regañaban por subirse a la cama o un sillón, o se acercaban violentamente a mí, o le intentaban pegar…

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s