Se quedó sordo en menos de un año. Aprendió algunas órdenes con señas. Fuera de eso, sólo en las noches yo recordaba que envejecía rápidamente. Así lucía el 9 de diciembre de 2013, suplicaba por los gajos de una naranja que yo comía antes de salir al cine.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s