Mi madre llamó a la veterinaria a las 6am. A las 7:30 me despertaron sus aullidos. Le dolía mucho. Mi madre me dijo, llorando, que ya estaba sufriendo. “Si estaba tan bien hace unos días”, le dijimos a su veterinaria. “Les regaló su último día de energía”, nos dijo. A las 7:50 le inyectaron un calmante que fue suficiente para dormirlo (normalmente son 2 inyecciones). A las 8am, lo declararon muerto… Cancelé mi cirugía de corrección visual.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s