LA PERSONA QUE escribe esto…

… jamás ha comido una Maruchan, nunca ha ido al Papalote Museo del Niño ni pedaleado en las lanchitas del Lago Mayor de Chapultepec. Pero, cuando era una enana de 5 años, vivió cerca de una playa donde los delfines se dejaban ver en los atardeceres (¡Superen eso, DFños!), experiencia que  le impactó tanto hasta creer que  con trabajar en la NASA procuraría de las ballenas, las focas y esas cosas del mar (años después sigue sin entender la relación pero intenta no matar arañas).

LA PERSONA QUE escribe esto desarrolló tantos complejos infantiles, que nunca tuvo amiguitos que le impidieran leer todos los libros de Ciencias Naturales y releer los Atlas, enciclopedias y diccionarios de su casa. Obsesionada con el realismo, su maestra de primaria la regañó por dibujar personas desnudas (que había visto en un libro). Hasta los 13/14 años fue muy chaparra, regordeta, usaba brackets, correctores ortopédicos y lentes con bastante graduación… para colmo, tenía buenas calificaciones y pensaron en adelantarla.

LA PERSONA QUE escribe esto es incapaz de comerse un jitomate cherry o cualquier presentación cruda de ese vegetal por 500 pesos o más. Tampoco come tocino, ni chocolate blanco, ningún tipo de vísceras (e incluye la lengua), guayaba, chile, pimiento, agua de sandía, romeritos, bacalao y alimentos grasosos o revueltos en caldos… Para colmo tiene una extraña aversión con la comida de McDonalds, los sushis comerciales, las comidas pre-cocidas y los buffetes. Eso sí, siempre tiene espacio para un postre. Y atribuye su quisquillosidad al hecho de tener una madre que cocine, simplemente delicioso.

LA PERSONA QUE escribe esto tiene un origen zapoteca del cual se siente muy orgullosa y que le ha mostrado un mundo que pocos mexicanos conocen. Ha tenido exquisitas conversaciones sobre el origen de las palabras y ha visto rituales que le erizan la piel. Siempre ha creído que en los pueblos se guarda un misticismo que se desvanece con migraciones y se intenta esconder cuando los marginan.

LA PERSONA QUE escribe esto ha escrito tantos libros e historias que sigue angustiada por no conseguir una copia de su alter mundo (aquél donde es una escritora reconocida por lo extremo de sus creaciones) para compartir con el mundo que le dicen que es el real mientras intenta mantener a su alter ego en su propio blog alejada de lo que la-persona-que-escribe-esto intenta concebir como “mundo tangible con repercusiones a seres vivos similares”.

MIENTRAS TANTO, si usted se pregunta qué hace de bueno (o tangible) la-persona-que-escribe-esto en el mundo real: anda sentada en una oficina dando de comer a CNNMéxico para que crezca sano y fuerte.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: