Aprendió a cargar consigo una pequeña bolsa de tela donde guardaba bolsas de plástico para recoger sus desechos. Cuando dejaba uno, ladraba y soltaba a un lado la bolsa y continuaba corriendo. La tradición duró un par de años… hasta que rompió la bolsa.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s