Badu_043

Durante una semana, lo cargué de un lado a otro. En tres días ya no se dejó cargar y empezó a caminar por su cuenta. Estaba teniendo una recuperación “sorprendente”. El 16 de diciembre tuvo un día normal, como los de siempre: sol, comida, carnaza y muchas caricias. (No salió, para cuidar su corazón).

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s